1

“Somos un país en deuda con el desarrollo técnico, la innovación, la creación y lo productivo”

Jaqueline Retamales, directora del Liceo Pablo Neruda:

“Somos un país en deuda con el desarrollo técnico, la innovación, la creación y lo productivo”

1El liceo Pablo Neruda se encuentra ubicado en el sector norte de la ciudad de Arica y es la casa de estudios de aproximadamente 760 estudiantes, quienes eligen entre tres especialidades técnicas profesionales: Electrónica, Explotación Minera y Enfermería.

En la actualidad el liceo es dirigido por Jaqueline Del Rosario Retamales Espinoza, quien es Profesora de Estado en Castellano, titulada de la Universidad de Chile sede Arica y Magister en Gestión, Didáctica y Currículo Universitario de la  Universidad Autónoma de Barcelona. Su trayectoria en el aula comenzó en 1983, pero fue en 1989 cuando llega como profesora de filosofía al liceo Pablo Neruda, el cual por ese entonces era humanista científico. Es por esto que declara pertenecer a la generación fundadora, ya que el liceo había sido inaugurado tan sólo un año antes.

Fue en este liceo donde dedicó muchos años de práctica pedagógica, la cual tras 17 años la llevó a conocer otras instituciones como el liceo Politécnico, colegio San Marcos y colegio Santa Ana. Pero al pasar los años, en el 2008 volvió al liceo Pablo Neruda, esta vez en el cargo de jefa de Unidad Técnica Pedagógica (UTP), con el objetivo de aportar en otra área a la educación desde su experiencia. Fue en el 2014 que participó en el concurso de directores a través del sistema de ingreso de Alta Dirección Pública, por lo que desde el año 2015 se encuentra en la dirección del establecimiento.  De entrada declara que su compromiso es con la educación pública, y sobre todo con la educación de los grupos sociales de más vulnerabilidad socioeconómica.

Años de experiencia le han permitido trabajar con diferentes colegas, ¿cómo evalúa las nuevas generaciones de profesores?

Actualmente tenemos un gran número de profesores de las generaciones de recambio, ya muchos de los colegas con los que trabajé están jubilados, por lo que es fundamental fortalecer el trabajo con los profesores nuevos. Son ellos quienes se van a quedar luego de nosotros. Las generaciones salientes han dedicado toda la vida al compromiso con la educación, donde el desarrollo y el enfoque hacia las habilidades blandas eran más fuerte. En cambio las generaciones de recambio destacan por su entusiasmo, ideas e innovación. Los  profesores jóvenes están más cercanos con los estudiantes, es algo natural, pero hay que seguir profundizando en el trabajo de las habilidades blandas a través del desarrollo de ideas y proyectos innovadores.

¿Cuándo fue creado el liceo pablo Neruda?

2

El liceo fue inaugurado en 1988, en respuesta a una necesidad del sector norte de la ciudad, y nació siendo municipalizado humanista científico. Luego y en atención a las necesidades, pasó a ser un liceo Polivalente, como se llamaba en ese entonces, que tenía cursos  Humanista Científico (HC) y  Técnico Profesional (TP), con carreras acordes a la época como como computación aplicada a la empresa, administración o turismo.

En ese tiempo un título de nivel medio era visto como una buena alternativa para surgir en la vida e ingresar  directamente al mundo laboral. Era importante porque pensar en un título de educación superior era difícil, ya que no existían becas ni gratuidad como hoy en día. El interés que concitó la matrícula Humanista Científica, desembocó en que el liceo quedó solo como Técnico Profesional.

¿Cómo ha evolucionado el liceo?

Lamentablemente para los liceos municipales es muy engorroso acceder al financiamiento público para, por ejemplo, realizar mejoras en infraestructuras. Ha sido el caso de nuestro establecimiento, ya que a diferencia de los colegios particulares subvencionados, los municipales tenemos un sostenedor en común que es la municipalidad.

Es por esto que en el último tiempo hemos apostado a la inversión del mundo privado, como sucedió con el proyecto de la Fundación Luksic, con el cual nos convertimos en el primer liceo energéticamente autosustentable de Chile y  Latinoamérica. Gracias a este proyecto y aportes municipales, se realizó una inversión de 80 millones en total, recursos con los que en 2015 se instaló una planta fotovoltaica la cual está operativa al 100 % y entregando energía a la red desde el año pasado.

Esto me imagino que ha permitido abrir otras puertas y caminos a desarrollar…

Efectivamente, este proyecto nos abrió muchas puertas. Por ejemplo ahora con Ayllu Solar de la Universidad de Chile, donde estamos trabajando aspectos de currículo, como el perfeccionamiento en Aprendizaje Basado en Problemas (ABP), con lo que todos los profesores del liceo van a estar capacitados en ABP. Esto implica un fuerte avance en metodología, donde se trabaja con los estudiantes generando motivación, preguntas en ciertas áreas del conocimiento, presentándoles problemas y desafíos, los cuales deben resolver a través de proyectos. Desde ahí van aprendiendo conocimientos y desarrollando habilidades. Eso permitirá también que cuatro de  nuestros profesores sean mentores de seis escuelas básicas para desarrollar proyectos en el área solar.

¿Cuál es el enfoque formativo del liceo?

Nos encontramos aplicando un sistema de trabajo colaborativo para la gestión del conocimiento. Esto es una potente herramienta, porque puedes definir cómo una institución gestiona el conocimiento. Para llevar a cabo esto es importante  otorgar el espacio para que las personas se junten, generen intercambio de conocimientos y reflexión pedagógica. Son las personas, los profesores, quienes tienen el conocimiento y pueden colaborar en la gestión del mismo.

Por suerte esto ha sido bien recibido, porque se nota que estamos trabajando en equipo. En un comienzo realizamos acompañamiento docente, entre pares, y ahí entendieron que el trabajo en equipo es una gran ayuda y colaboración, que no es un castigo. En ese sentido ha sido muy productivo, los profes están trabajando motivadísimos, y eso se refleja en los estudiantes también.

 ¿Cuál es el perfil de los estudiantes que ingresan al Pablo Neruda?

Son jóvenes muy ávidos por aprender, conocer, crear, y sobre todo muy resilientes. Ellos ven en la educación una manera muy importante de mejorar su calidad de vida.

No me gusta mucho el concepto de vulnerabilidad, porque se le da una connotación muy negativa y suele ser peyorativo. Lamentablemente la sociedad chilena ha tenido procesos muy negativos de segregación y segmentación, lo que se ha vivido también a través de la educación, con la creación de tres tipos de colegios: particulares, subvencionados y municipales. Esto ayudó a la concentración  de estudiantes de mayor vulnerabilidad, lo cual genero segregación.

Ahora, es lógico que tenemos estudiantes que vienen de un sector donde hay más problemáticas económicas, culturales y sociales. Pero esta vulnerabilidad no es propia de su esencia ni de su naturaleza, es algo impuesto por la desigualdad en el país. Sin duda nuestros estudiantes son chicos y chicas inteligentes, con ganas de salir adelante y sobre todo mucha capacidad.

Es muy importante que reciban muchos estímulos en su desarrollo…

Claro, y eso es lo que hacemos, ya que los profesores lo han visualizado, por lo que cuando hacemos proyectos, los primero en ser involucrados y comprometidos son los estudiantes.

¿Cuáles son las diferencias entre los estudiantes de antes y de hoy?

Han ido cambiando, ya que antes venía a sacar título técnico para trabajar directamente, como principal objetivo. En cambio ahora se proyectan más, quieren hacer la práctica rápido para ir al CFT o a la universidad, están llenos de planes y expectativas, es maravilloso ver como estos últimos años, ciertos límites han ido desapareciendo.

Directora en firma de comodato de equipamientos tecnológicos

Hoy los jóvenes apuntan a seguir desarrollándose.

Claro, eso es extraordinario, y ahí nosotros somos un eslabón importante, ya que somos un liceo técnico profesional que desde aquí aportamos a la movilidad social.  Es muy positivo que pase esto en el país, pero creo que aún a la educación superior le falta flexibilizar y reconocer la trayectoria de los estudiantes. Podríamos tener un sistema de créditos, que permita el reconocimiento de los niveles y la trayectoria trazada en liceos, Centro de Formación Técnica y universidades. Al menos con el CFT de la UTA, y gracias a este Convenio de Desempeño, hemos avanzando en la homologación de algunos módulos.

¿Cuál es el panorama actual de la educación técnica en nuestra región?

En nuestra región la educación técnica está bastante posicionada, ya que existen varios establecimientos técnicos, tanto municipales como subvencionados. Y en el ámbito de educación superior, hay varias instituciones que han hecho eco de la manifiesta necesidad de la comunidad de seguir perfeccionándose.

directora en sesión de la Mesa Público PrivadaEso desde un contexto regional, ya que frente a la mirada nacional tengo algunas discrepancias, ya que los lineamientos desde el centralismo no considera las diferencias en de infraestructura y recursos, lo que se convierte en una lucha constante. La prioridad sigue estando en los profesionales universitarios ya que está muy instalado socialmente que si un estudiante tiene buena notas, la familia le dice que estudie una carrera universitaria, porque va a ganar más o va a estar mejor posicionado socialmente. Se ha realizado una reforma TP, pero cuando se aterriza a lo local y lo contextualizas, te das cuenta que faltó nuestras miradas y participación.

¿Falta una mejor valorización de los técnicos?

Ahí está la deuda nacional, no hemos valorizado a nuestros técnicos. Chile tenemos un exceso de profesionales universitarios, con profesiones universitarias saturadas, donde sus titulados ya no encuentran trabajo en lo que estudiaron. Por ejemplo Alemania, fortaleció su educación técnica, y hoy gozan de un reconocimiento social y económico. Lamentablemente la mirada en Chile ha sido de poner obstáculos, por lo que creo que nos hemos instalado muy bien a partir de la necesidad local, mas no desde las políticas nacionales.

El Convenio de Desempeño se encuentra trabajando en varias líneas y aspectos, como por ejemplo los estudios sobre la necesidad regional. ¿Qué le ha parecido este trabajo?

Ha sido muy fructífero el convenio, porque se han realizado estudios de la realidad regional, la demanda, las líneas de desarrollo, los campos laborales, y es importante trabajar en base de información fidedigna para potenciar nuestras líneas de trabajo. Esto es algo que sin duda reafirma los avances desde lo local, más que desde lo nacional.

Qué le pareció el estudio sobre el posicionamiento de los técnicos…

Nos ha gustado mucho porque el trabajo ha sido muy sistemático y ya vemos resultados. Ha sido interesante ver el proceso del plan de posicionamiento, y pensar que ese trabajo se va a desarrollar, y que va a buscar un objetivo claro, eso es importante. Podemos ser la región que lidera la revalorización del técnico.

Y sobre el proceso de articulación ¿cómo han vivido el trabajo?

El trabajo ha sido bien diseñado y el proceso de articulación bastante serio, ya que hemos tenido importantes y valiosas reuniones de trabajo con docentes de las especialidades, en nuestro caso enfermería. En todo momento nos hemos sentido incluidos y considerados.

¿Cómo han recibido los profesores las tutorías técnicas pedagógicas?

Las tutorías técnico pedagógicas han sido muy productivas, se ha desarrollado bien. Los profesores lo han recibido muy bien, lo cual es lo más importante, porque si ellos no lo vieran bien, el objetivo de las tutorías no se podría cumplir.

Hemos podido vivenciar y evidenciar que este Convenio ha sido y será un aporte real a la región.  Estoy esperanzada de ver el proceso final del posicionamiento, cómo vamos a relevar el concepto del técnico.

¿Cómo evalúa el trabajo que realiza desde el liceo Pablo Neruda?

Siempre se puede hacer más, y sin duda que nos gustaría mejorar temas de infraestructura, porque en lo académico tenemos excelentes profesores.

 ¿Y en lo que respecta a la educación a nivel regional y nacional?

3Hay que profundizar el trabajo en la pertinencia, asegurarnos que se trabaje en las líneas correctas del desarrollo regional. Falta esa sintonía con el nivel central para que desarrollemos carreras con energías limpias, por ejemplo.  Lo que le falta a la región es lo que le falta a la nación, posicionar al técnico no solamente estatus, sino que también en económico y el reconocimiento de su trabajo. Somos un país en deuda con el desarrollo técnico, la innovación, la creación y lo productivo. Por ejemplo, nuestra región debería liderar el desarrollo de la energía solar, pero aún no hay una carrera del área.

Al parecer avanzamos más rápido desde la base que desde el sistema central, porque como no podemos crear una carrera, vamos a instalar un patio de entrenamiento de estas habilidades fotovoltaicas y termo solares, donde los estudiantes saldrán con los conocimientos, las competencias, pero al no estar reconocido por el ministerio, no podremos certificarlo.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la discusión?
¡Siéntase libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>